WWF acusa al Puerto de falta de transparencia en los nuevos estudios del dragado

Trabajos de dragado de mantenimiento en la dársena del río a la altura del puente de las Delicias. / Juan Carlos Vázquez

La organización ecologista avisa de que hasta la fecha no ha dicho qué quiere estudiar ni la cualificación de los investigadores. Diario de Sevilla. A. S. Ameneiro, sevilla |

La organización ecologista WWF criticó ayer la “falta de transparencia” de los nuevos estudios para el dragado de profundización del río que la Autoridad Portuaria de Sevilla ha encargado a las universidades de Sevilla, Huelva y Cádiz para obtener más datos sobre el estuario. WWF afirma que hasta la fecha se desconocen todos los extremos de este encargo: objeto del estudio, criterios para la selección de los investigadores, cualificación de los equipos investigadores, metodologías, etcétera.

Los ecologistas acusan al presidente del Puerto, el socialista Manuel Gracia, de hacer “declaraciones totalmente inadmisibles” al asegurar que en los nuevos estudios encargados el criterio científico sobre el dragado debe ser “objetivable, contrastable y transparente”, cuando no ha contado con los científicos que hicieron el mayor y más profundo estudio del estuario por encargo del Puerto de Sevilla. “Curiosamente, el Puerto no cuenta con los científicos que hasta ahora han llevado a cabo el estudio y propuesta metodológica más completa del estuario del Guadalquivir, pertenecientes, entre otras, a las universidades públicas de Córdoba y Granada, y al Centro Superior de Investigaciones Científicas (Instituto de Ciencias Marianas de Andalucía, Icman), a los cuales se les impidió continuar los estudios sobre el río usando el instrumental científico adquirido con fondos públicos para ello”, se queja WWF en un artículo publicado en su boletín InfoDoñana de este mes.
La organización reitera que el análisis que realizaron estos científicos de instituciones públicas -titulado Propuesta Metodológica para Diagnosticar y Pronosticas las Consecuencias de las Actuaciones Humanas en el Estuario del Guadalquivir- fue “todo un ejemplo de transparencia y objetividad, a diferencia de los actuales estudios sobre el Guadalquivir”. Recuerda que ese estudio fue aprobado y supervisado por una Comisión Científica de alto nivel nombrada por el Ministerio de Medio Ambiente -lo que no ocurre con los nuevos estudios encargados por el Puerto-, en la que se encontraban la Autoridad Portuaria de Sevilla, la Junta de Andalucía, la Confederación Hidrográfica, científicos y expertos de primer orden, tal y como recogen las actas de 2005 de dicho organismo. WWF fue invitada también a participar en esta Comisión.
La organización reitera que fue esa comisión científica quien, una vez conocido el proyecto, orientó al Puerto acerca de qué estudios eran necesarios para resolver las dudas existentes sobre los impactos que el dragado generaría en el Guadalquivir. Y añade que esos científicos, además, no intervinieron en los estudios, sino que su trabajo fue el del evaluar la propuesta metodológica que avalaron en su Dictamen final.
La Autoridad Portuaria contactó entonces con el CSIC y seleccionó al equipo investigador (acta de la Comisión Científica de 5 de abril de 2006), dirigido por Javier Ruiz (Instituto de Ciencias Marianas de Andalucía) y Miguel Losada (Universidad de Granada). Esta propuesta fue aceptada por la Comisión Científica, una vez analizó el currículo de los equipos investigadores, acordando en su reunión de 2 de junio de 2006.
WWF recuerda que la Comisión Científica nombrada por el Ministerio y que dio su dictamen final sobre el estudio del río dirigido por Ruiz y Losada estaba compuesta por Hermelindo Castro (Coordinador de la Comisión Científica Doñana 2005), Fernando Hiraldo (Director de la Estación Biológica de Doñana), Carlos Montes (Catedrático de Ecología), Marisol Manzano (Escuela de Ingeniera Técnica Civil UPC), Juan Mintegui (Catedrático Unidad de Hidráulica e Hidrología de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de Madrid. UPM), Fernando Díaz (Catedrático de Geografía Física US), Carlos Fernández (Zoología. Facultad de Biología UCO), Francisco Borja (Geografía Física. Dpto. de Geografía UHU), José González Delgado (Catedrático Económicas y Empresariales.US), Carlos Urdiales Alonso (Ingeniero del Parque Nacional de Doñana) , Andy Green (científico titular Estación Biológica de Doñana), Francisco García Novo (Catedrático Ecología. US) o Josep Dolz Ripollés (Catedrático Ingeniería Hidráulica, Marítima y Ambiental. UPC).

Ecologistas en Acción denuncia el dragado que está realizando el Puerto de Sevilla sobre el Guadalquivir

Los trabajos, de los que se desconoce su finalidad, se realizan sin el preceptivo Estudio de Impacto y/o Autorización Ambiental que lo avale, y afectan a un Lugar de Importancia Comunitaria como es el LIC “Bajo Guadalquivir” (LIC ES6150019).

clip_image004[2]El Puerto de Sevilla viene dragando el río Guadalquivir año tras año y nunca lo ha hecho sometiéndose a las determinaciones de una evaluación ambiental. Se ha hecho así a pesar de que estos dragados vienen modificado sustancialmente las características físico-químicas del río y, por tanto, sus condiciones ecológicas: se incrementa la salinidad por refuerzo de la carrera de mareas, y se incrementa la turbidez con la consiguiente impenetrabilidad de luz y falta de fotosíntesis. Así se han detectado incrementos de un 300% de la salinidad comprobada en algunas de las tomas para riego de los arroceros.

Sigue leyendo

Secuestro y ‘pelotazo’ en el Guadalquivir

El Puerto de Sevilla y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir vuelven a orquestar una maniobra para eludir la oposición ciudadana, secuestrando así el debate público, y llevar a cabo el dragado del río. Por Ricardo Gamaza. El Correo de Andalucía.

  • Secuestro y ‘pelotazo’ en el Guadalquivir
    Presentación de la plataforma contra el dragado del Guadalquivir. / Efe
No se admiten ciudadanos. Aunque no existe ese cartel a la entrada del Puerto de Sevilla, ese es el lema fundamental de una administración en la que no existen canales de participación ciudadana de ningún tipo. La prueba más sangrante ha sido la manera en la que la Autoridad Portuaria de Sevilla compinchada con la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) intentó colar por la puerta de atrás en el Plan Hidrológico del Guadalquivir 2009-2015 el dragado de profundización del río, que finalmente ha impedido el Tribunal Supremo (TS). La sentencia, aplaudida por organizaciones ecologistas, profesores de universidad y plataformas ciudadanas, rechazaba el dragado al considerar que no era una «medida complementaria» en el Plan Hidrológico del Guadalquivir, como se planteaba desde el documento de la CHG, sino una modificación sustancial que requería estar en el plan hidrológico desde el principio. El Supremo también recalcaba que tampoco se justificaba suficientemente esta obra; de hecho, el Plan Hidrológico justificaba el dragado del Guadalquivir en apenas tres párrafos que se basaban además en un estudio pagado por el Puerto de Sevilla en 2001, que ha sido ampliamente desprestigiado por catedráticos de varias universidades que han dejado claro que era un estudio sectario y tendencioso, falto de cualquier rigor.

Pero el alto tribunal no era contundente con lo verdaderamente grave de esta maniobra torticera llevada a cabo por el Puerto de Sevilla y la CHG: el proyecto de dragado del Guadalquivir eludió de manera interesada la exposición pública a la ciudadanía. Secuestró el debate a la ciudadanía. «El proyecto de dragado no apareció durante el proceso de planificación hidrológica», explica el catedrático de Geografía de la Universidad de Sevilla, Leandro del Moral, quien aclara que «ni siquiera pusieron en el documento de exposición pública la foto de la nueva esclusa, que ya estaba terminada». Un intento de fraude a la ciudadanía que se completó tras el periodo de alegaciones cuando en el documento final aparecía el dragado como una medida compensatoria. El investigador de la Universidad Pablo de Olavide, Jesús Vargas, especialista en el estuario del Guadalquivir, reconoce que le sorprendió la sentencia al no ser contundente y poner la lupa sobre el secuestro del debate ciudadano: «La Directiva Marco de Aguas -el documento básico de la UE para la gestión del agua en los países miembros- considera la gobernanza como algo ineludible; sin embargo, la sentencia no consideraba que la nula participación ciudadana sobre el dragado sea el argumento principal para tumbar este proyecto».

Tras la paralización del dragado por el TS, la Autoridad Portuaria de Sevilla ya apuntó que esa sentencia afectaba al Plan Hidrológico del Guadalquivir 2009-2015, pero no al proyecto. Y así va a ser, porque la nueva estrategia tramada por el Puerto de Sevilla es presentar el proyecto de dragado, bien maquillado esta vez para que no se le atribuya que está escasamente fundamentado, en el periodo de alegaciones sobre el nuevo Plan Hidrológico 2016-2021, que finaliza el próximo martes. El documento de la Confederación Hidrológica del Guadalquivir sobre el que se están presentando alegaciones, presenta actualmente el proyecto de dragado en los mismos términos en los que fue tumbado por el Tribunal Supremo, ya que la sentencia del alto tribunal fue posterior a la redacción del Plan Hidrológico. Sin embargo, eso abre una nueva vía al Puerto para presentar como una alegación el proyecto de dragado, subsanando todo aquello que el Supremo le tumbó en el plan de 2009-2015 y volviendo de nuevo a eludir el debate ciudadano, ya que la justificación del dragado que hace el Puerto no se conocerá hasta que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir la incorpore en el documento final.

El compadreo entre Puerto de Sevilla y Confederación Hidrográfica del Guadalquivir es tal que el presidente en funciones de la Autoridad Portuaria de Sevilla, Francisco Herrero, ya ha vendido la piel del oso antes de matarlo y esta semana se atrevió incluso a decir públicamente cuando empezarán las obras del dragado: en el 2017. No hace falta esperar a ver si la CHG aprueba o no las alegaciones. Lo da por hecho. Es la seguridad que da tener detrás un gran ‘pelotazo’ urbanístico que ya empieza a cosechar sus frutos, porque tras la construcción de la nueva esclusa (única obra que han podido realizar en el Puerto de Sevilla vinculada al dragado) ya se han liberado 100 hectáreas de suelo urbanizable, como denunció el catedrático de la Universidad de Sevilla, Leandro del Moral, en una reunión de la Fundación Nueva Cultura del Agua celebrada en Ronda (Málaga) donde se citaron los principales expertos en materia de aguas de toda España y varias organizaciones ciudadanas y ecologistas.

Ecologistas en Acción considera una muy buena noticia la sentencia del Tribunal Supremo que afecta al dragado del Guadalquivir

Reconocimiento a la labor de Adena-WWF

Después de casi 15 años trabajando por la recuperación del Estuario del Guadalquivir, por la calidad de sus aguas y por el mantenimiento del PN de Doñana, recibimos una buena noticia proveniente de los Tribunales; en efecto, la sentencia de la Sección 4 de la Sala de lo contencioso ha estimado parcialmente el recurso que presentó la asociación ecologista Adena- WWF contra el Real Decreto  355/2013 de 17 de mayo por el que se aprobó el Plan Hidrológico del Guadalquivir (PHG).

En la aprobación del citado PHG, solo votamos en contra ADENA-WWF y ECOLOGISTAS EN ACCIÓN, y lo hicimos, entre otras muchas razones por la aparición en el Plan, al final y como “de tapadillo”, el dragado del río como Medida Complementaria. Ahora el Tribunal Supremo también declara la nulidad de la calificación de dicha obra de dragado como Medida Complementaria.

El Tribunal ha demostrado un mejor conocimiento de la Directiva Marco de Agua (DMA) y mucho más rigor que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) en su aplicación, y ha considerado que no se pueden permitir actuaciones que empeoran el estado de las masas de agua con posterioridad al plan. Basa su afirmación de empeoramiento de la masa de agua del estuario en el informe de los científicos dirigidos por Miguel A. Losada, como hemos hecho permanentemente el movimiento ecologista y la comunidad científica.

La forma en que la CHG ha tratado de dar cobertura legal al dragado del río, forzando las leyes y normas y escondiéndose vergonzosamente, ha sido descubierta y desautorizada.

Gracias a la iniciativa de ADENA-WWF de llevar el Decreto de aprobación de PHG a los tribunales, se nos reconoce lo que en todos estos años venimos diciendo sobre el dragado: una obra sin razón o justificación económica, social y, sobre todo, ambiental. Una obra que solo promueve el “ombliguismo sevillano” personalizado en su clase política, empresarial y sindical, que considera que el Guadalquivir les pertenece.

En esta ocasión ECOLOGISTAS EN ACCIÓN se felicita del funcionamiento e independencia de las instituciones democráticas, a pesar de los intereses locales y contrarios a la conservación de un río que pertenece a todos los y las andaluzas.

El Tribunal Supremo da la razón a WWF y anula el dragado del Guadalquivir

La sección cuarta del Tribunal Supremo ha dado la razón a WWF España en su recurso contra el Plan Hidrológico del Guadalquivir –aprobado por el Gobierno por Real Decreto en 2013- y ha anulado la medida consistente en el “proyecto de dragado del Guadalquivir” promovida por la Autoridad Portuaria  de Sevilla.

Según la nota emitida por el Tribunal Supremo -la sentencia se conocerá próximamente-, el Alto Tribunal aprecia que no está justificada la inclusión de esta obra en el Plan Hidrológico. A la espera de recibir la sentencia completa, WWF celebra esta gran victoria para Doñana, lograda tras más de una década de lucha, parte de ella, ante los tribunales.

Tal y como defendía WWF España en su recurso, el Tribunal Supremo entiende que queda demostrado que el dragado del Puerto de Sevilla ocasionará “modificaciones o alteraciones de las masas de agua”, con el consiguiente “deterioro y repercusión” sobre uno de los espacios protegidos más sensibles y emblemáticos de Europa, el Parque Nacional de Doñana.

Con apoyo en la Directiva Marco del Agua (DMA) y el Reglamento de planificación hidrológica, el Alto Tribunal considera que el dragado de profundización –que pretende aumentar la profundidad del río en el Estuario-  puede causar un deterioro, no respeta los objetivos del Plan Hidrológico al no estar justificado, y el momento de hacerlo era en el Plan, no posteriormente, cuando la decisión ya está tomada.

WWF lleva años luchando en los tribunales contra el proyecto de dragado de profundización del Guadalquivir del Puerto de Sevilla, que, como determinó la Comisión científica en 2010 -tras un exhaustivo análisis– es un proyecto “incompatible con la conservación del estuario y por lo tanto de Doñana”.

Tras este varapalo del Tribunal Supremo, reclamamos al Ministerio de Fomento y al Ministerio de Medio Ambiente que entierren definitivamente el dragado del Guadalquivir y defiendan Doñana sin  más ambigüedad”, ha declarado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo. “Las administraciones competentes deben empezar a trabajar de una vez por todas por la recuperación del Estuario del Guadalquivir, la columna vertebral del Parque Nacional de Doñana y abandonar proyectos faraónicos e injustificados”.

El Tribunal Supremo anula el dragado del canal del puerto en el Guadalquivir

Europa Press. La Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo ha declarado la nulidad del dragado del canal del Puerto de Sevilla en el río Guadalquivir al estimar parcialmente el recurso que presentó la asociación ecologista WWF-Adena contra el Real Decreto por el que se aprobó el Plan Hidrológico del Guadalquivir. Según la resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, también se declara la nulidad de la calificación de dicha obra de dragado como “medida complementaria”. El dragado del canal que ahora se declara nulo preveía incrementarse 6,8 metros a 8 metros la profundidad en el tramo de la desembocadura. Y de 6,5 metros hasta los 7,60 metros en el canal fluvial.

500 tractores y 2000 arroceros contra el dragado del Guadalquivir

Más de 500 tractores y 2.000 arroceros, pescadores e isleños, convocados por la UPA-A, la Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) y la Asociación de la Pesca y Acuicultura del entorno de Doñana y del Bajo Guadalquivir (Pebagua), se han manifestado hoy en contra del dragado del Guadalquivir. EFE. 11/12/14

Con una protesta histórica en defensa del cultivo del arroz y del sector de la pesca del cangrejo, muy importantes para la economía de las Marismas del Guadalquivir, las organizaciones convocantes de la manifestación han calificado de “proyecto fracasado” el dragado.

En un comunicado, consideran que el dragado del río incumpliría “a todas luces” las normas medioambientales comunitarias, como lo indican los distintos informes científicos y, particularmente, el Consejo de Participación de Doñana, cuya despensa para alimentar a millones de aves es proporcionada directamente por las 38.000 hectáreas de arroz que se cultivan en la zona.

Y es que los datos evidencian la importancia de un cultivo clave para las Marismas del Guadalquivir, como es el arroz, con 850 explotaciones, 38.000 hectáreas cultivadas, que produce 320.000 toneladas y deja más de 500.000 jornales, con tres cooperativas y dos industrias particulares.

Además, el dragado representaría la desaparición de la pesca del cangrejo, una actividad económica que genera otros 150.000 jornales al año, con una producción de tres millones de kilos, y un volumen total de negocio que supera los veinte millones de euros, según denuncian las organizaciones en un comunicado.

Recuerdan que Sevilla es la principal zona productora arrocera de Europa y que España es el segundo país exportador de cangrejo de río del mundo, por detrás de China.

El secretario general de la UPA-Andalucía, Agustín Rodríguez; el representante de la Areda, Fernando Pallarés, y el presidente de Pebagua, Valentín Murillo, han coincidido en señalar que ni siquiera el plan de modernización ni el proyecto de protección de márgenes paliarían los efectos de un posible dragado