WWF critica el “oscurantismo” del Puerto de Sevilla por no mantener el sistema de seguimiento con boyas del Guadalquivir

SEVILLA, 25 Oct. (EUROPA PRESS) –

   La organización ecologista WWF ha criticado este martes el “oscurantismo” que el Puerto de Sevilla quiere llevar a cabo al “no estar realizando las labores de mantenimiento” de las estaciones de medida de calidad de aguas que fueron instaladas en boyas en el canal de navegación del estuario del Guadalquivir y cuyos resultados fueron base para la realización del informe científico ‘Propuesta metodológica para diagnosticar y pronosticar las consecuencias de las actuaciones humanas en el estuario del Guadalquivir’, coordinado por el catedrático de la Universidad de Granada Miguel Ángel Losada y el investigador del CSIC Javier Ruiz Segura y elaborado por las Universidades de Granada, Córdoba y CSIC desde el año 2008 sobre el estuario, como ha informado recientemente a Europa Press el director de la Estación Biológica de Doñana, Fernando Hiraldo.

Sigue leyendo

Anuncios

El Ministerio de Medio Ambiente rechaza definitivamente el dragado de profundización del Guadalquivir

Asume el Dictamen de la Comisión de Experto, tal como se reclamaba desde Ecologistas en Acción y la Plataforma por un Río Vivo.

Tal como veníamos reclamando, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha rechazado definitivamente el proyecto de dragado de profundización del estuario del Guadalquivir, en línea con lo que los estudios científicos y el comité de expertos, creado ex proceso ya habían planteado. La situación dramática por la que atraviesa el Guadalquivir,
afectado por una disminución brutal de sus aportes de agua dulce y la calidad de éstas (represadas en los numerosos embalses de su cuenca y especialmente por el papel que cumple la presa de Alcalá), dominado por las llenantes de las mareas, soportando unos sedimentos y niveles de turbidez que imposibilitan prácticamente la producción biológica primaria
(la luz no penetra y con ello se imposibilita la fotosíntesis), con los brazos tradicionales del río desconectados de su cauce y los llanos mareales que antes se extendían antes de su desembocadura, prácticamente desaparecidos; no podía soportar un proyecto de tanto impacto como el defendido por la Autoridad Portuaria, de aumento del calado en 2 metros de
todo el canal de navegación hasta Sevilla. Así lo precisó la comisión científica y le fue demandado al Ministerio tanto por la Plataforma por un Río Vivo, como por la propia UNESCO o la comisión de seguimiento del Convenio de Ramsar (para la protección de los humedales de interés internacional).

Rechazado de una vez el proyecto, lo que se hace urgente, es poner en marcha las medidas necesarias para la recuperación de todo el estuario, lo que sin duda, debe de comenzar por una gestión integral del río, que contemple como una unidad los usos que sobre él se plantean y coordine las actuaciones de los usos de las distintas administraciones con competencias
e incidencias en el Guadalquivir.

Hay que acometer el aumento y la mejora de los caudales de agua dulce, escasísimos, que hasta ahora aporta el río al estuario, recuperar llanuras mareales y reconectar los brazos del río con su cauce principal así como actuar en toda la cuenca para disminuir los sedimentos, los pesticidas y los vertidos sin depurar que llegan al río. Especial atención habrá que poner en solucionar los problemas de turbidez, que cada vez duran más meses, este año casi todo el verano y  la primavera, con sus graves incidencias en la comunidad biótica del río.

El Guadalquivir no puede seguir siendo la cloaca de Andalucía y todas las aguas que a él lleguen, ya sean de origen urbano o industrial, deben llegar depuradas, situación que está lejos de ser así en la actualidad.

Valorar positivamente, por tanto, esta decisión del MARM e instar a las distintas administraciones a la aplicación urgente de las medidas necesarias para salvar el río.

El MARM desautoriza definitivamente el dragado de profundización del Guadalquivir como demandaba WWF

DDragado del Guadalquivirurante más de 10 años WWF ha exigido que el Ministerio de Medio Ambiente desestimara el proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir promovido por el Puerto de Sevilla, por graves defectos de forma en la Declaración de Impacto Ambiental y por el enorme daño que causaría al estuario y a Doñana. Por esta razón, la organización se felicita por la decisión del Ministerio de Medio Ambiente de desestimar el actual proyecto de dragado de profundización y exigir que se sometan a evaluación de impacto ambiental los futuros dragados de mantenimiento.

En una carta remitida recientemente a la Autoridad Portuaria de Sevilla, el MARM establece que el Dictamen de la Comisión Científica para el Estudio de las Afecciones de las Obras de Dragado del Río Guadalquivir, emitido en noviembre del 2010, es condición vinculante de la Declaración de Impacto Ambiental. Según el Ministerio: “No es posible iniciar otra actuación sin antes adecuar el proyecto a estas prescripciones y sin previa confirmación de la adecuación de esta nueva versión a lo estipulado por la Comisión Científica”.

Para WWF, la carta de Ministerio pone punto y final al polémico proyecto del dragado de profundización al asumir íntegramente el dictamen de los expertos, que dice en su apartado segundo:

“Teniendo en cuenta que el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental del proyecto … se ha realizado considerando “como situación preoperacional la que existe actualmente”… y dado que en la situación actual el dragado de profundización se ha demostrado incompatible con la conservación del estuario y por lo tanto de Doñana, recomendamos…que de mantener la Autoridad Portuaria de Sevilla su voluntad de realizar dicho dragado, inicie un nuevo procedimiento de EIA una vez las condiciones en el estuario hayan mejorado”.

Con esta decisión demandada por WWF, el MARM cumple, además, con las recomendaciones realizadas por UNESCO y Ramsar que alertaban sobre el grave impacto del dragado de profundización y de la situación del Guadalquivir, así como con el acuerdo adoptado en el último Consejo de Participación de Doñana.

A juicio de WWF, este es un paso de enorme importancia, ya que obliga a la Autoridad Portuaria a acatar el dictamen de los científicos y a las administraciones públicas a recuperar el Guadalquivir antes de volver a plantear de nuevo un proyecto de estas características, que, en cualquier caso deberá ser sometido a una nueva evaluación de impacto ambiental.

Para WWF, es necesario poner en marcha un plan que incluya todas las recomendaciones de la Comisión Científica: gestión integral del estuario, recuperar las llanuras mareales, reconectar los brazos del río con el cauce principal, aumentar y mejorar los aportes de caudales de agua dulce, reducir el aporte de sedimentos, nutrientes y pesticidas desde la cuenca del Guadalquivir, realizar un seguimiento científico de la funcionalidad del río, etc.

Para Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF: “Estamos ante el final del proyecto de dragado de profundización del Guadalquivir y ahora se abre una nueva etapa en la que las administraciones deben demostrar su compromiso con el río, con su recuperación ambiental y con la de las actividades económicas tradicionales ligadas al mismo”, y añadió “esperamos que el Comité de Autoridades Competentes se reúna lo antes posible y ponga sobre la mesa las propuestas de restauración que el Guadalquivir requiere de forma urgente para evitar su colapso”.