El tráfico por el Guadalquivir no necesita más dragados

El dragado de profundización del Guadalquivir no es imprescindible para la llegada de cruceros a Sevilla. La llegada hace unos días del “Azamara Journey“, así lo pone de manifiesto.

Hasta ahora, uno de los principales argumentos utilizados por el puerto de Sevilla y por otros sectores de la ciudad, para justificar la necesidad de profundizar el actual canal de navegación del Guadalquivir (pasándolo de los 6,5 metros actuales a 8 metros), era la necesidad de permitir el paso de cruceros y los consiguientes beneficios económicos que supondrían para la ciudad de Sevilla. Con la llegada hace unos días del crucero de lujo “Azamara Journey”, y la prevista para octubre de un buque de las mismas características, el “Azamara Quest“, esos argumentos han quedado invalidados.

Por el canal de navegación actual de 6,5 metros de profundidad pueden navegar cruceros de ese tipo, con un calado de 5,8 metros sin necesidad de acometer un nuevo dragado que, según todos los expertos, es a todas luces inviable desde el punto de vista medio ambiental. Los citados tipos de cruceros son los habituales por su tamaño en las islas del Caribe o en las propias islas griegas, y por sus características de servicio con una ratio de 1 tripulante por cada 2 pasajeros (1:2 relación staff-invitados), son los más exclusivos y los que desplazan a un turismo con mayor poder adquisitivo (las tarifas por pasajes entre los 2800 y los 4700 euros son suficientemente indicativas).

Sigue leyendo