Doñana no cree en la solución propuesta por la Autoridad Portuaria para los márgenes del Guadalquivir

Las Comisiones de Trabajo de Biodiversidad y Aguas del Consejo de Participación de Doñana reunidas el pasado día 20 de marzo en Hinojos, decidieron elevar al Pleno del Consejo una propuesta de “informe negativo” al proyecto de “Defensa de la margen derecha del Río Guadalquivir en el Parque Nacional de Doñana”, presentado por la Autoridad Portuaria de Sevilla.

El Pleno, presidido por Miguel Delibes, se reunirá el próximo 11 de abril en Aznalcázar para votar la propuesta de informe negativo, que probablemente saldrá adelante visto los apoyos obtenidos por la misma en la reunión de las Comisiones: agricultores, ayuntamientos, asociaciones ecologistas, la Junta de Andalucía, la Estación Biológica de Doñana, …

El proyecto, presentado por el puerto hispalense en una sesión anterior de las Comisiones de Trabajo de Biodiversidad y Aguas, fue analizado desde el punto de vista técnico y científico por el director de la Estación Biológica de Doñana, Juan José Negro, y los autores principales de la “Propuesta Metodológica para Diagnosticar y Pronosticar las Consecuencias de las Actuaciones Humanas en el Estuario del Guadalquivir”, Miguel Losada, Javier Ruiz y María José Polo. Este asesoramiento había sido pedido por los miembros de las Comisiones a fin de poder contrastar la información ofrecida por la Autoridad Portuaria de Sevilla y poder emitir una propuesta fundamentada principalmente en elementos científico-técnicos.

Una vez oídos, en ambas sesiones, tanto los argumentos de la Autoridad Portuaria, como de los expertos requeridos para prestar su asesoramiento, los miembros de las Comisiones de Trabajo de Biodiversidad y Agua decidieron redactar una propuesta de “informe negativo” para que sea elevada al Pleno del Consejo de Participación para su votación.

Para WWF, que pidió una propuesta de “informe negativo”, este acuerdo significa un paso importante en la defensa de los valores ambientales y socioeconómicos del río Guadalquivir, y espera que el mismo sea ratificado en el Pleno del Consejo. Una vez más, la Autoridad Portuaria ha tratado de sacar adelante un proyecto incompleto y que no ofrece soluciones a los problemas del río, sin usar los datos más recientes disponibles sobre el mismo y saltándose procedimientos establecidos en la propia DIA.

WWF considera inaceptable que este proyecto no haya sido elaborado dentro de la Comisión Técnica prevista en la Condición nº 8 de la DIA, que no se reúne desde 2006, sino de forma particular por la Autoridad Portuaria. WWF entiende que no estamos ante un mero defecto formal que puede tener subsanación, sino ante una causa de nulidad del procedimiento, ya que la Comisión Técnica es quien debería haber aprobado en su momento las diversas técnicas y proyectos piloto a poner en marcha, conocer la evolución de los mismos, haber completado el proyecto con los asesoramientos científicos y técnicos necesarios, haber decidido si eran necesarias otras pruebas, etc.

Por lo tanto, ante el incumplimiento manifiesto de la DIA por la Autoridad Portuaria, WWF solicita al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente que no autorice el proyecto del Puerto y no permita el dragado de profundización del Guadalquivir.

Asimismo, WWF entiende que este proyecto ha de considerarse inadmisible desde el punto de vista técnico, y así lo manifestó en la reunión de los Grupos de Trabajo, al estar basado exclusivamente en datos anteriores a los estudios más recientes y completos sobre el estuario del Guadalquivir, que paradójicamente han sido realizados por la propia Autoridad Portuaria de Sevilla con financiación de la Junta de Andalucía y cuyos autores son miembros de instituciones públicas como el CSIC o las Universidades de Granada y Córdoba. Estos estudios de 2010 (“Propuesta Metodológica para Diagnosticar y Pronosticar las Consecuencias de las Actuaciones Humanas en el Estuario del Guadalquivir”) son nombrados por la consultora Ayesa en la introducción de la memoria presentada, pero luego sus datos no se usan en ningún momento a lo largo de los trabajos realizados, utilizándose sólo datos con hasta más de 10 años de antigüedad y que han quedado desfasados y refutados por los nuevos conocimientos sobre el Guadalquivir obtenidos por las propias Administraciones Públicas, entre ellas el puerto hispalense.

La Autoridad Portuaria ha decidido ignorar los resultados de los estudios científicos por ella misma encargados, porque sus resultados no son los adecuados a sus expectativas para llevar a cabo el dragado de profundización. Y por ello no los usa en este proyecto presentado al Consejo de Participación.

margenes_veta_la_palma

Regresión de márgenes en Veta de la Palma (Espacio Natural de Doñana)

En relación a lo expuesto por los diversos expertos que intervinieron en la reunión de las
Comisiones de Biodiversidad y Agua hay que destacar un par de cuestiones que
consideramos de gran importancia.

Por una parte, la Estación Biológica de Doñana (EBD) explicó que había analizado los
diversos ejemplos que se recogían en el proyecto de Ayesa para la Autoridad Portuaria, y que eran todos pequeños proyectos de protección, que la solución de los geotubos sólo se proponía en ellos como solución temporal y que en ninguno de los casos eran comparables al Guadalquivir, con aguas salinas, grandes avenidas, pendiente de un dragado de profundización, etc. Por tanto, para la EBD, estos ejemplos no podían tomarse como un referente.

Además Juan José Negro, director de la EBD, destacó que el estudio no había tenido en
cuenta la afección que sobre la zona intermareal se podía originar, ni los impactos negativos que este proyecto podía tener sobre especies vegetales protegidas y en algunos casos únicas en Europa.

Por su parte, el equipo compuesto por Miguel Losada, Javier Ruiz y Maria José Polo incidió en que este era un proyecto que sólo analizaba una causa de erosión, la provocada por el oleaje de la navegación, la cual es relevante en estos momentos, pero no la principal en el periodo analizado por el estudio de Ayesa.

La Autoridad Portuaria ha tomado una fotografía del año 1955 y otra del 2010 y ha concluido cual es la regresión media de las márgenes, pero no ha tenido en cuenta ni las causas ni los momentos exactos en que se ha producido.

Para el periodo mencionado la erosión principal se ha producido en dos momentos concretos, lo que se puede conocer a través de imágenes que no se han tenido en cuenta por Ayesa, los cuales han sido 1963 (75% de la erosión) y 1985 (20% de la erosión).

1963 fue un año de fuertes lluvias que produjeron la última gran inundación de Sevilla, las fuertes avenidas provocaron el aterramiento del lecho del estuario del Guadalquivir. Para recuperar la navegabilidad se llevaron a cabo acciones de draga, en las cuales llegaron a participar hasta 6 barcos según reportes de la época. Esto se tradujo en una importante acción de dragado que modificó el equilibrio estuárico y de las mareas, teniendo como consecuencia una fuerte erosión de las márgenes, ya que el río buscó en las mismas el material perdido por la extracción artificial a fin de recuperar su equilibrio.

Las márgenes volvieron a sufrir un fuerte episodio erosivo en 1985 cuando se volvió a realizar un dragado de profundización importante, ensanchándose el canal y aumentando el calado en el tramo Salinas de San Diego-El Puntal.

Por tanto, la Autoridad Portuaria no ha tenido en cuenta en su estudio que el 95% de la erosión provocada viene dada por dragados de profundización que han desestabilizado el equilibrio del río, aumentando el efecto tanto de las avenidas como de las mareas. La extracción de arenas del lecho con tanta intensidad provoca que el río aumente su poder erosivo sobre las márgenes para intentar recuperar el material perdido.

erosión_margenes_veta_la_pa

Erosión de márgenes en Veta la Palma (Espacio Natural Doñana)

El proyecto del puerto hispalense no contempla soluciones para este problema, precisamente el que se creará si se lleva a cabo el dragado de profundización, sino sólo para un impacto que, si bien hay que disminuir y darle solución, no representa ni el 5% de la erosión provocada en el Guadalquivir.

En conclusión, para WWF, el Puerto está obligado por la DIA a buscar solución a los problemas de erosión del Guadalquivir, los cuales los científicos advierten están principalmente en los dragados de profundización, lo cual ni se analiza ni se presentan soluciones en el proyecto presentado por la Autoridad Portuaria y, por tanto, no debe ser aprobado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ni apoyado por el Consejo de Participación de Doñana.

Por último, los expertos señalaron que la solución propuesta no contempla ni los costes globales, ni la posible subida del cauce a largo plazo como consecuencia del cambio climático, ni se adapta a las normas de Puertos del Estado para obras de protección en zonas costeras, ni la más que segura inestabilidad de los márgenes protegidos por la acción erosiva tras un dragado de profundización.

Según Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF: “La Autoridad Portuaria ha presentado un proyecto que no da solución a los problemas de erosión, que además se verían incrementados por el dragado de profundización”. Y concluye: “El Puerto de Sevilla ha de adecuarse a la realidad del Guadalquivir, en el cual ahora mismo no tiene cabida un dragado como el propuesto y sí acciones parar recuperar su equilibrio”.

Anuncios