La Unesco rechaza el dragado del Guadalquivir por afectar a Doñana

El organismo internacional pide que se ponga fin al uso ilegal del agua en el entorno del Parque Alerta de los niveles “insostenibles” de extracción y del agotamiento del acuífero 27. Efe Huelva. 

Descartar definitivamente el dragado del Guadalquivir y solucionar el problema del uso insostenible e ilegal de agua en el entorno de Doñana son las principales peticiones que contiene la resolución sobre el Espacio Natural elaborada por la Unesco.

En el documento, que será aprobado por el Comité de Patrimonio de la Humanidad de Unesco en su reunión anual, que se celebra entre el 15 y el 25 de junio en Doha (Qatar), se advierte a España de que los “valores universales excepcionales” por los que Doñana fue declarada Patrimonio de la Humanidad están en riesgo por las muchas presiones a las que está sometido el espacio natural.

La organización WWF, a través de un comunicado, ha dado a conocer las conclusiones de dicha resolución en la que además se alerta de que “la falta de acción y de coordinación entre las diversas administraciones competentes ponen en riesgo la conservación del Espacio Natural de Doñana”.

El organismo que vela por la protección del Patrimonio de la Humanidad pide al Gobierno español sobre el dragado de profundización del Guadalquivir propuesto por la Autoridad Portuaria de Sevilla “un compromiso permanente” de que no se llevará a cabo, ya que podría poner en riesgo el futuro de Doñana, tal y como WWF lleva alertando desde 1999. Como en años anteriores, la resolución del Comité de Patrimonio de la Humanidad expresa su profunda preocupación en relación a la gestión del agua en Doñana.

La resolución alerta sobre “la ausencia de un plan de acción para hacer frente a niveles insostenibles de extracción de agua”, que están provocando el agotamiento progresivo del acuífero del que depende Doñana, y pide medidas como la aplicación de las normas existentes para “combatir el uso ilegal del agua”.

La Unesco también muestra su preocupación por el proyecto de construcción de una presa en el río Guadiamar, por la reapertura de la mina de Aznalcóllar, el almacenamiento de gas y el proyecto de modernización de los arrozales de margen derecho del Guadalquivir.

Además, considera necesaria una “evaluación ambiental estratégica de la cuenca del río Guadalquivir” para asegurar a largo plazo, y de forma definitiva, la protección de los valores universales excepcionales de Doñana.

La preocupación de la Unesco por Doñana queda clara con la petición al Estado español para realizar una misión junto a la Secretaría de la Convención de Ramsar y pide a España que emita un nuevo informe en febrero del año próximo, que volverá a ser analizado por el Comité en su reunión de 2015.