UPA-A y Areda advierten de que denunciarán ante Bruselas el dragado del río Guadalquivir de producirse

  UPA-Andalucía y Areda han mostrado este lunes su rechazo al dragado del río Guadalquivir, un proyecto “fracasado”, que “no cuenta con ningún informe favorable y que significaría la ruina y desaparición de un cultivo clave para el Bajo Guadalquivir, como es el arroz”, al tiempo que han advertido de que lo denunciarán ante Bruselas de producirse. Europa Press.

El secretario general de UPA-Andalucía, Agustín Rodríguez, y el portavoz de Areda y vicepresidente de la comunidad de regantes Vuelta del Cojo, Fernando Payarés, han lanzado una advertencia en la rueda de prensa ofrecida. “Este proyecto, de llevarse a cabo, se financiaría con fondos europeos. Al día siguiente de empezar, presentaríamos una denuncia en Bruselas por ser contrario al derecho comunitario por incumplimiento en materia medioambiental”, afirmaron.

Y, también, han adelantado que van a poner en marcha una ronda de consultas con el sector para hacer una manifestación de rechazo al dragado. “No vamos a consentir que un sector que es imprescindible para el desarrollo económico de la zona lo ponga en peligro un proyecto fracasado, inviable”, ha subrayado

UPA-A y Areda seguirán peleando por defender los intereses de un sector clave para la economía del Bajo Guadalquivir, con 850 explotaciones, 38.000 hectáreas cultivadas, que produce 320.000 toneladas y deja casi 500.000 jornales, además de ser la principal despensa de las aves del Parque de Doñana y un cultivo que no tiene alternativa.

“Hay que recordar que esta zona está siendo castigada de forma excesiva por las reformas de la PAC, que prácticamente nos han dejado sin cultivos como el arroz y la remolacha. Por lo tanto, no estamos en condiciones de perder uno de los principales motores económicos”, han destacado Rodríguez y Payarés.

El secretario general de UPA-A y el portavoz de Areda han recordado que “el dragado no tiene ni un solo informe positivo de la comunidad científica”. “Incluso, el último informe de la Unesco, el pasado mes de mayo, echaba un jarro de agua fría a un proyecto de estas características que podría poner fin a la vida biológica de este tramo del Guadalquivir. Por lo tanto, se trata de un proyecto fracasado que de una iniciativa para compatibilizar los intereses económicos de este tramo del río”, han añadido.

Además, han hecho hincapié en que “no se sostiene, ni es serio” un debate sobre el dragado del Guadalquivir “sin tener en cuenta antes la necesidad urgente de la puesta en marcha del plan de modernización del cultivo del arroz”.

“Llevamos muchos años hablando de esto y no ha habido, hasta la fecha, ni un euro para financiar un proyecto básico para este cultivo, ni tampoco para proyectos que teóricamente irían a paliar los efectos de un posible dragado, como el plan de protección de márgenes del Guadalquivir. Esto nos lleva a la conclusión de que no hay voluntad ninguna de sacar adelante ambos proyectos que, una vez realizados, podrían compatibilizar la actividad del puerto y del sector arrocero”, han indicado.

Fernando Payarés, vicepresidente de la comunidad de regantes Vuelta del Cojo, ha defendido igualmente una solución definitiva para la zona arrocera y, después, abrir un canal de diálogo entre todos los actores para analizar el proyecto.

Anuncios

WWF critica al Gobierno por destinar 35 millones al dragado del Guadalquivir

La organización ecologista argumenta que esta “importante” partida se destina sin que se hayan cumplido las medidas que establecía el dictamen científico. [Info Sevilladirecto.com].

La organización ecologista WWF ha criticado al Gobierno de la nación por el hecho de que, “un año más”, los Presupuestos Generales del Estado (PGE) hayan contemplado una “importante” partida de 35 millones de euros para el proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir promovido por la Autoridad Portuaria de Sevilla sin que se hayan cumplido las medidas que establecía el dictamen científico, “una condición imprescindible, según decretó el Ministerio de Medio Ambiente”, afirma la organización ecologista.

Ya el pasado año se dio la misma tesitura, cuando los PGE consignaron más de 30 millones para la mejora del acceso marítimo. El por entonces presidente del Puerto, Manuel Fernández, indicaba que, con un plan de empresas y un escenario presupuestario pactado a lo largo de los años, “la sorpresa sería que esta cantidad no hubiese aparecido”. “No es ninguna sorpresa, es lo lógico y lo sabíamos desde hace mucho tiempo”, agregaba. WWF explica en un comunicado que el proyecto “dañaría Doñana de forma irreversible y, tal y como decretó el Ministerio de Medio Ambiente en 2011, no puede realizarse sin que se cumplen las condiciones del dictamen científico: la ejecución de las medidas imprescindibles para la recuperación del estuario y una nueva evaluación previa”.

Asimismo, el colectivo ha querido recordar que, tres años después de esa decisión, las administraciones no han avanzado en la puesta en marcha de la gestión integral del estuario ni han impulsado las medidas mínimas que pedían los científicos para la recuperación del río, como la restauración de las llanuras mareales, el aumento de los caudales de agua dulce o la reducción de la contaminación procedente de la cuenca del Guadalquivir.  En este sentido, los conservacionistas inciden en su rechazo, subrayan que “irán con todo” si las actuaciones comienzan y hacen un llamamiento a las administraciones para ir “todos a una” contra esta intervención, según manifestó el coordinador del proyecto Doñana de WWF, Felipe Fuentelsaz.

Aunque los primeros documentos del nuevo Plan Hidrológico del Guadalquivir prevén un Plan Especial para el estuario, “siguen sin incorporar los resultados del estudio del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y el posterior dictamen de la comisión científica creada para evaluar el dragado: además, vuelven a incluir el dragado de profundización como una de las medidas para el ciclo 2015-2021″.

En la última reunión de su Comité de Patrimonio de la Humanidad, celebrada en junio, “la Unesco volvió a exigir a España que se comprometa a descartar definitivamente el dragado de profundización del Guadalquivir, un proyecto que supondría un impacto inasumible para los valores universales de Doñana”, recuerdan los ecologistas. La preocupación de los organismos internacionales por la situación de Doñana “es tan grande que la Unesco ha pedido una nueva misión internacional, conjunta con la Secretaría del Convenio Ramsar, como la que hubo en 2011″, agregan.

“Rechazamos una vez más que el Gobierno destine 35 millones de euros de todos los españoles a un proyecto que dañaría Doñana de forma irreversible”, ha declarado el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, que ha apostillado que “la decisión del Gobierno choca frontalmente con las demandas de la Unesco, que pide el fin del dragado de profundización del Guadalquivir”, concluyen desde la organización ecologista.