UPA-A y Areda advierten de que denunciarán ante Bruselas el dragado del río Guadalquivir de producirse

  UPA-Andalucía y Areda han mostrado este lunes su rechazo al dragado del río Guadalquivir, un proyecto “fracasado”, que “no cuenta con ningún informe favorable y que significaría la ruina y desaparición de un cultivo clave para el Bajo Guadalquivir, como es el arroz”, al tiempo que han advertido de que lo denunciarán ante Bruselas de producirse. Europa Press.

El secretario general de UPA-Andalucía, Agustín Rodríguez, y el portavoz de Areda y vicepresidente de la comunidad de regantes Vuelta del Cojo, Fernando Payarés, han lanzado una advertencia en la rueda de prensa ofrecida. “Este proyecto, de llevarse a cabo, se financiaría con fondos europeos. Al día siguiente de empezar, presentaríamos una denuncia en Bruselas por ser contrario al derecho comunitario por incumplimiento en materia medioambiental”, afirmaron.

Y, también, han adelantado que van a poner en marcha una ronda de consultas con el sector para hacer una manifestación de rechazo al dragado. “No vamos a consentir que un sector que es imprescindible para el desarrollo económico de la zona lo ponga en peligro un proyecto fracasado, inviable”, ha subrayado

UPA-A y Areda seguirán peleando por defender los intereses de un sector clave para la economía del Bajo Guadalquivir, con 850 explotaciones, 38.000 hectáreas cultivadas, que produce 320.000 toneladas y deja casi 500.000 jornales, además de ser la principal despensa de las aves del Parque de Doñana y un cultivo que no tiene alternativa.

“Hay que recordar que esta zona está siendo castigada de forma excesiva por las reformas de la PAC, que prácticamente nos han dejado sin cultivos como el arroz y la remolacha. Por lo tanto, no estamos en condiciones de perder uno de los principales motores económicos”, han destacado Rodríguez y Payarés.

El secretario general de UPA-A y el portavoz de Areda han recordado que “el dragado no tiene ni un solo informe positivo de la comunidad científica”. “Incluso, el último informe de la Unesco, el pasado mes de mayo, echaba un jarro de agua fría a un proyecto de estas características que podría poner fin a la vida biológica de este tramo del Guadalquivir. Por lo tanto, se trata de un proyecto fracasado que de una iniciativa para compatibilizar los intereses económicos de este tramo del río”, han añadido.

Además, han hecho hincapié en que “no se sostiene, ni es serio” un debate sobre el dragado del Guadalquivir “sin tener en cuenta antes la necesidad urgente de la puesta en marcha del plan de modernización del cultivo del arroz”.

“Llevamos muchos años hablando de esto y no ha habido, hasta la fecha, ni un euro para financiar un proyecto básico para este cultivo, ni tampoco para proyectos que teóricamente irían a paliar los efectos de un posible dragado, como el plan de protección de márgenes del Guadalquivir. Esto nos lleva a la conclusión de que no hay voluntad ninguna de sacar adelante ambos proyectos que, una vez realizados, podrían compatibilizar la actividad del puerto y del sector arrocero”, han indicado.

Fernando Payarés, vicepresidente de la comunidad de regantes Vuelta del Cojo, ha defendido igualmente una solución definitiva para la zona arrocera y, después, abrir un canal de diálogo entre todos los actores para analizar el proyecto.

Anuncios