La Unesco reprende a España por no proteger Doñana

Critica la “falta de acción contundente” que pone en peligro el futuro de este humedal Patrimonio de la Humanidad. La Vanguardia.

La Unesco ha criticado la “falta de acción contundente” del Gobierno español y la Junta de Andalucía para proteger el Parque Nacional de Doñana y detener “las amenazas que están poniendo en peligro” el futuro de este humedal Patrimonio de la Humanidad, según ha indicado la organización WWF.

En un comunicado, dicha asociación apunta que la decisión de la Unesco “coincide con lo denunciado por WWF en su campaña internacional en defensa de Doñana”, y destaca que “ni el compromiso de abandonar definitivamente el dragado ni las medidas urgentes necesarias para proteger el acuífero de Doñana se han puesto en marcha de modo satisfactorio”, a pesar de las promesas y argumentaciones de España. De no tomar medidas urgentes para recuperar el acuífero, Doñana podría “entrar en la lista de Patrimonio en Peligro”, han abundado desde la organización ecologista.

Las amenazas a Doñana llevan desde el año 2011 “en el punto de mira” de la Unesco, la organización de las Naciones Unidas que vela por la protección de los espacios Patrimonio de la Humanidad. En su nueva decisión, que se votará en la reunión de julio del Comité de Patrimonio Mundial, la “Unesco ha dejado claro que ni el Gobierno central ni la Junta de Andalucía están haciendo suficiente para conservar Doñana”, señala WWF.

En este sentido, “la principal preocupación de la Unesco sobre Doñana también lo es para WWF, y en este caso es la mala situación de las aguas subterráneas de Doñana, que ya afecta al Valor Universal Excepcional que hace de Doñana un espacio Patrimonio de la Humanidad”, han incidido desde la asociación ecologista, que ha apuntado, además, que este año, “un equipo de científicos internacionales y españoles alertaron de que Doñana está en riesgo de colapso si no se soluciona el problema del agua, hecho por el cual la Comisión Europea también ha iniciado una investigación contra España por la caótica gestión del agua en el parque”.

”Unesco no ha sido menos, al exigir a España controlar y reducir las extracciones de agua subterránea y urgir a la plena aplicación del Plan Especial de la Corona Forestal”, han reseñado desde WWF.

”La situación es tan crítica que llega a plantear la posibilidad de incluir a este Parque Nacional en la Lista de Patrimonio en Peligro si el 1 de febrero de 2018, fecha en la que pide un nuevo informe, España no ha iniciado medidas urgentes para mejorar la situación del acuífero de Doñana”, han continuado.

Para WWF, las explicaciones de España sobre el dragado del Guadalquivir, el proyecto para que grandes barcos puedan navegar por el río hasta Sevilla, “tampoco convencen” a la Unesco. Aunque el Gobierno y la Junta dijeron en diciembre de 2016 a la Unesco que el dragado “no se autorizará, el organismo ha exigido –como también hizo la propia WWF–, un compromiso permanente de cancelar este proyecto que sería nocivo para Doñana”. En este sentido, en marzo de 2017, “el Puerto de Sevilla anunció la suspensión del proyecto, pero dejó claro que no renuncia a resucitarlo en unos años”, han recalcado.

Por todo ello, el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, ha declarado que “la Unesco ha dado la razón a WWF y ha entendido perfectamente los problemas de Doñana, por lo que ahora cabe esperar que tanto el Gobierno central como la Junta los entiendan también, dejen de engañarse a sí mismos y empiecen a poner medidas firmes que permitan salvar Doñana”.

”El cierre de pozos y fincas ilegales es inevitable, como lo es la renuncia definitiva y verificable al dragado”, ha agregado Del Olmo, quien ha reseñado que “la protección de Doñana supuso un hito en la conservación de los humedales en Europa en el siglo XX, y se está a tiempo de evitar su colapso en el XXI”.

”La Unesco sigue atenta a los proyectos de almacenamiento de gas en Doñana –de los que pide revisar los estudios de impacto ambiental–, a la reapertura de la mina de Aznalcóllar-Los Frailes, el recrecimiento del embalse del Agrio o los proyectos de modernización del arrozal”, ha añadido el secretario general de WWF, quien ha concluido con que “la organización de la ONU vuelve a pedir, asimismo, una evaluación de conjunto de los impactos acumulados del uso del agua y de desarrollo agrario, industrial y comercial presentes y futuros sobre los valores que hacen de Doñana un espacio Patrimonio de la Humanidad”.

Anuncios

El científico que desmontó el dragado del Guadalquivir: “El muerto sigue muy vivo”

  • Miguel Ángel Losada sostiene que Medio Ambiente debe dictar una orden ministerial para que el dragado quede “completamente cancelado”.
  • A la cabeza del exhaustivo estudio científico presentado en 2011, tacha de “camaleónica” la suspensión del proyecto por el Puerto de Sevilla.
  • Culpa del estado “terminal” del estuario a la Junta y al Gobierno, que “con su falta de gestión está promoviendo la muerte ecosistémica del río”.

Entrevista – Miguel Losada. El Diario.es 

Miguel Ángel Losada es una autoridad en el Río Guadalquivir. No ostenta cargo ni poder alguno. La suya es la autoridad del conocimiento: la de haber radiografiado el estuario del río con más de un centenar de instrumentos durante tres años. Lo hizo con un equipo multidisciplinar y su conclusión dejaba poco lugar a dudas: el Guadalquivir estaba en estado terminal y un dragado de profundización le daría la estocada de muerte.

La polémica se avivó la semana pasada, cuando el Puerto de Sevilla convocó una rueda de prensa y anunció que se suspendía un proyecto que llevaba coleando casi dos décadas. Muchos lanzaron las campanas al vuelo, pero el profesor de la Universidad de Granada debió torcer el gesto al repasar las palabras de Manuel Gracia, el presidente de la Autoridad Portuaria de Sevilla.

“El muerto sigue muy vivo”

Tal y como reflexiona Losada, “se trata de la suspensión de un proyecto, no de una cancelación ni de una anulación. La suspensión era obligada, porque Puertos del Estado ha quitado de sus presupuestos una cuantía económica (para el dragado). Por lo tanto, lo mismo que sale, puede volver a entrar. El muerto sigue muy vivo. Para que este proyecto se declare cerrado, Medio Ambiente tiene que declarar, por orden ministerial, que cualquier intervención nueva en el Guadalquivir necesita un nuevo estudio ambiental y que el proyecto anterior no se puede tramitar”.

La secretaria de Estado de Medio Ambiente, María García, comunicó la semana pasada en el Senado que “el proyecto actual no cumple con las condiciones que estableció la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) en su momento y, por lo tanto, no puede ejecutarse, no hay ninguna intención de hacerlo”. El Gobierno ha eliminado el dragado de sus presupuestos generales, pero Losada teme que en cualquier momento se reactive.

Esa reactivación podría venir con el apoyo de algún estudio científico nuevo. “Nuestro estudio puso de manifiesto con medidas, observaciones, teorías y desarrollo cuál eran las condiciones precarias y terminales. Teníamos más de cien instrumentos, que durante tres años dieron información con más del 90% de fiabilidad y nos ha permitido hacer esta radiografía tan precisa del estuario. El Puerto desmanteló una red de medidas, que costaba mantenerlas menos de 100.000 euros al año. Difícilmente podrá contrastar lo que proponga” con cualquier nuevo estudio.

Como recuerda Losada, el estudio científico que él dirigió contaba con una comisión científica externa, que “evaluó y aprobó la propuesta, le hizo un seguimiento y al final sacó unas conclusiones”. Lo financió la Junta de Andalucía, lo coordinaron miembros del CSIC y la Universidad de Granada y pusieron en marcha a más de un centenar de personas, que recogieron millones de datos que han dado no solo para frenar un proyecto que podía ocasionar graves daños ambientales, sino para generar más de cien artículos científicos.

Losada denuncia que los estudios científicos actuales carecen de comisión externa, “no se ha publicado lo que van a hacer y no se informa de los datos que obtienen. Estamos haciendo más de lo mismo que se hace desde 2006”. Para el biólogo se trata de una “actitud camaleónica”, en la que se emplean “palabras de científicos y ONG, que a la sociedad le suena bien, pero en realidad se van preparando para hacer lo que les dé la gana sin control”.

La dinámica del estuario del Guadalquivir

Para entender el problema de un dragado de profundización de hasta ocho metros, gracias al cual podrían entrar barcos de mayor calado en el Guadalquivir, hay que entender cómo son las dinámicas del río. Cuando el Guadalquivir está a punto de llegar al mar, se convierte en estuario y el agua dulce se mezcla con la salada. Es en esa mezcla de agua dulce y salada, movida por las mareas que entran desde el Atlántico, donde está “todo el potencial de vida”.

“Al dragar se incrementa de forma artificial la marea que entra en el estuario. Que haya más amplitud de marea, quiere decir que hay mas velocidad y más capacidad de resuspensión de sedimento. El del Guadalquivir es uno de los estuarios más turbios del mundo. Con tanta turbidez, no penetra la luz, no hay procesos fotosintéticos y se limita la vida. Ese proceso solo se puede inhibir con agua dulce”, explica Losada.

De ese modo, para hacer un dragado de semejante calado, habría hecho falta mucha agua dulce que controlara esos procesos de turbidez. Cuanto más se inunde, “más agua de marea entrará. Si se convierte el estuario del Guadalquivir en canal y no se deja que entre agua en las zonas mareales, la única agua para limpiar y renovar es la que entra por el canal. Si no dejo que se expansione esa marea, le quito al estuario el potencial de meter agua limpia y sacar agua sucia. ¿Quién controla el dragado? El Puerto. ¿Quién controla el agua dulce? La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. ¿Quién controla las zonas territoriales que se inundan o no? La Junta. La CHG con su falta de gestión  está promoviendo la muerte ecosistémica del río“.

Es decir, el científico reparte responsabilidades sobre el estado del río. “El Puerto no es el único responsable. La CHG no se ha sentado con el Puerto para ver cuánta agua dulce tiene que aportar en función de un perspectiva ecosistémica del Estuario. Ni la Junta ha dicho cuántas zonas puedo inundar, regenerar, para que su territorio, trabajando con las otras administraciones, se convierta en un territorio limpio, saludable, sostenible, ecosistémico, donde se favorezcan otras economías como la pesca o el turismo”.

El Supremo y la UNESCO, contra el dragado

El Gobierno no solo ha eliminado el proyecto de los presupuestos generales para este año, sino que ha informado de que que era imposible aprobarlo teniendo en contra al Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco, una sentencia del Tribunal Supremo, las conclusiones de la Comisión Científica y la posición del Consejo de Participación de Doñana, que votó en contra de manera contundente.

Desde la Junta de Andalucía, se han limitado a lo obvio: que respetan la decisión del gobierno central y, como ha dicho el consejero de Economía, Antonio Ramírez de Arellano, que al Puerto le toca “reinventarse” y  desarrollar “un plan estratégico que sea compatible con la pervivencia de Doñana”.

Los empresarios del arroz, por su parte, celebran que se elimine un proyecto que, por el aumento de la salinidad en el río, podía afectar sus cultivos. Julián Borja, expresidente de la patronal de arroceros, que ha luchado contra este proyecto durante años, le señalaba a este diario que el aumento de la salinidad “significaría un aumento de la dotación de agua necesaria para cultivar el arroz. En una cuenca con temporadas de tantas sequías, iríamos muy ajustados de agua”.

Desde WWF coinciden con Miguel Ángel Losada y consideran “imprescindible que el rechazo del Gobierno al dragado del Guadalquivir se concrete con un acto administrativo concreto, que ponga Doñana a salvo de manera definitiva y ofrezca garantías legales de que no se permitirá ningún proyecto similar. Un paso básico es anular la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto, del año 2003”.

El Puerto de Sevilla suspende el proyecto del dragado de profundización del Guadalquivir

SEVILLA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) – La Autoridad Portuaria de Sevilla ha suspendido finalmente el proyecto de dragado de profundización planeado desde hace años para ampliar el calado del tramo navegable del Guadalquivir, como consecuencia de las múltiples “dificultades e incertidumbres” afrontadas por la iniciativa. En paralelo, la institución ha anunciado un “giro” hacia una “estrategia” donde la mejora de la sostenibilidad ambiental del río sea un “objetivo permanente y prioritario”, para generar un escenario que permita en su momento un “nuevo proyecto de mejora de la navegabilidad”.

WWF pide reflejar a nivel administrativo la renuncia al dragado sacándolo de los PGE y del Plan Hidrológico

La asociación conservacionista WWF ha reclamado al Estado central que establezca un reflejo a nivel administrativo de la decisión comunicada a la Unesco en orden a la renuncia al proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir, que se podría concretar sacando la iniciativa tanto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) como del Plan Hidrológico del Guadalquivir. LA VANGUARDIA.

La asociación conservacionista WWF ha reclamado al Estado central que establezca un reflejo a nivel administrativo de la decisión comunicada a la Unesco en orden a la renuncia al proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir, que se podría concretar sacando la iniciativa tanto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) como del Plan Hidrológico del Guadalquivir.

Tras recordar que el colectivo mantiene judicializado, de hecho, este último punto, el portavoz de WWF en Andalucía, Juan José Carmona, ha explicado a Europa Press que lo deseable es que el Gobierno central ponga fin en vía administrativa al proyecto, toda vez que “mientras éste no se cancele, vive”, de tal forma que o bien el Puerto debería proceder a una renuncia directa del mismo, “y no mantenerlo como un zombi”, o el Estado debería anular la iniciativa.

Como “plus de garantía”, Carmona ha apuntado a la conveniencia de sacarlo de manera definitiva del Plan Hidrológico para que cualquier otra actuación futura no cuente con la cobertura “fraudulenta” de la que hasta hoy ha gozado esta intervención, que teóricamente continúa reflejada sobre el papel.

Y después, como garantía adicional y la vía “más rápida y clara”, los próximos PGE no deben llevar partida alguna, pues “si, como en años anteriores y a pesar del compromiso con la Unesco, se destina algún tipo de partida para el mismo, sería una tomadura de pelo”.

“El compromiso internacional es importante, y de hecho nos felicitamos por el mismo, pero la realidad administrativa no puede reflejar lo contrario: lo lógico es que la administración acometa el asunto sin miedo y se ponga manos a la obra con los documentos que maten al proyecto oficialmente”, ha agregado Carmona.

El pasado 1 de diciembre expiraba el plazo para que España, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, remitiese un informe para la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en el que debía responder a una serie de recomendaciones emitidas por el organismo en el verano de 2015 para garantizar el buen estado de este enclave Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Así, en el Consejo de Participación de Doñana se dio cuenta de los términos del documento respecto a este asunto, señalando que a la vista de las conclusiones de la Comisión Científica, los fundamentos de la sentencia del Tribunal Supremo, el posicionamiento del Comité de Patrimonio Mundial, la valoración del órgano de participación y el órgano de gestión de Doñana, el proyecto no se autorizará.

No se dragará el Guadalquivir para favorecer a Doñana

Este viernes se ha celebrado el Consejo de Participación del Espacio Natural de Doñana, en el que estas administraciones han dado cuenta del informe remitido a la UNESCO. Así, han explicado a los asistentes, entre ellos WWF, que “no se autorizará” tal proyecto, que era una de las recomendaciones de la UNESCO.

El Gobierno y la Junta de Andalucía han asegurado en el informe remitido a la UNESCO que no se autorizará el proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir para mantener el buen estado del Parque Nacional de Doñana y su entorno, según ha informado WWF, que exige “pruebas” de la “cancelación definitiva de este proyecto”.

Enviado por: ECOticias.com / Red / Agencias.
Sigue leyendo

España se compromete a no dragar el Guadalquivir

El Gobierno y la Junta no autorizarán el proyecto para mantener en buen estado el parque de Doñana. El Correo de Andalucía.

Un crucero de dispone a cruzar por la esclusa / Manuel Gómez

Un crucero de dispone a cruzar por la esclusa / Manuel Gómez

El Gobierno y la Junta de Andalucía han señalado en un informe remitido a la Unesco que no se autorizará el proyecto de dragado de profundización del río Guadalquivir para mantener el buen estado del Parque Nacional de Doñana y su entorno, según ha informado WWF, que exige «pruebas» de la «cancelación definitiva de este proyecto».

Este 1 de diciembre expiraba el plazo para que España enviase un informe a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), en el que debía responder a una serie de recomendaciones emitidas por el organismo en 2015 para garantizar el buen estado de este enclave Patrimonio Mundial de la Humanidad.

«A la vista de las conclusiones de la Comisión Científica, los fundamentos de la Sentencia del Tribunal Supremo, el posicionamiento del Comité de Patrimonio Mundial, la valoración del órgano de participación y el de gestión de Doñana, el proyecto no se autorizará», han precisado. En un comunicado, la organización ecologista «celebra» la decisión y la considera un «importante paso» pero insta al Gobierno y a la Junta que este compromiso se traduzca en un acto administrativo y legal que ponga fin de forma definitiva al dragado, tal y como pedía la Unesco.

La ONG informará a este organismo de que este compromiso «solo será creíble» cuando la obra no se incluya en los Presupuestos Generales del Estado, se retire el proyecto del Plan Hidrológico del Guadalquivir y el Puerto de Sevilla renuncie al dragado sin hacer un «nuevo proyecto» con otra Declaración de Impacto Ambiental.

La organización ecologista desea que el compromiso sea «definitivo» y no una maniobra para evitar el «bochorno internacional» que supondría la degradación de Doñana al listado de Patrimonio Mundial «en peligro», y ganar tiempo para que el Puerto presente el proyecto de otro modo.

 

Golpe de muerte al Dragado del Guadalquivir: Junta y Estado dicen ‘No’

 

El Guadalquivir a su paso por Coria del Río. Fotografía: Sandra Díaz-Siachoque

El Guadalquivir a su paso por Coria del Río. Fotografía: Sandra Díaz-Siachoque

“El dragado no se autorizará”. Así de contundente y claro es lo que dice el informe sobre el estado de conservación de Doñana que Junta de Andalucía y Gobierno central han enviado a la UNESCO después de que este organismo le diese hasta ayer de plazo para resolver las amenazas que se ciernen sobre el espacio natural declarado Patrimonio de la Humanidad. Por Ricardo Gamaza. Ecoperidismo.
Sigue leyendo